Sueño de la Isla Tortuga

Tortuga (Tortue), en la costa noroccidental de La Española, (hoy Haití, y la República Dominicana) en la principal ruta comercial del Caribe, desde donde se atacaban a los galeones españoles que se separaban de las flotas de Indias, fue en su momento, cuartel general de los bucaneros,en los siglos XVII y XVIII; base de operaciones para quienes hacían de las suyas a los galeones españoles, que cargados con mercancías de las “indias”, iniciaban su viaje de regreso. Sin jerarquias; pero si con una organización materializada en La Cofradía, algo básico para mantener su situación de independencia, con respecto a las coronas, y capacitar una defensa respecto a estas y a otros piratas, fue lo que le permitió mantener su libertad e independencia hasta el siglo XVIII, momento en el que los bucaneros rompiendo con esa idea, fueron contratados por sus respectivos gobiernos, estableciendo un nuevo orden como corsarios, piratas permitidos que trabajaban para distintos reinos e imperios.

Mapa-CaribeISLA TORTUGA

La actual posibilidad, de última frontera, el mar; queda limitada de nuevo a unos pocos; a una élite económica y de poder, a actividades comerciales de grandes navieras, o usos pesqueros cada vez mas industrializados. Tomar los océanos y mares, sin querer imitar biografías pasadas, y recuperar el horizonte sin fin; es posible todavía. La historia esta llena de intentos de autogestión y libertad, nuestro presente también. Pero esta, en soledad puede convertirse en una actividad penosa, de poco interés social. Por esto la necesidad de organizarse, conseguir los medios materiales y técnicos; para un fin: crear una herramienta social auto­gestionada y sin animo de lucro; que posibilite acciones educativas, divulgativas y de denuncia, científicas, terapéuticas, artísticas, de transporte , encuentro, agitación y transformación social; para todas aquellas comunidades que deseen ser espacios de libertad para su propia existencia según sus propios “códigos”, así como para colectivos/individ@s, asociaciones, y grupos que encuentren una utilidad para lo que hasta ahora estaba reservado a las elites; sin conexión con lo social, y fuera de todo lo que no sea su propio provecho.

El tesoro a conseguir; viajar, mover, ser y servir, de recurso de otr@s. Llevar proyectos a cabo junto con las organizaciones que lo necesiten. El viento que sople las velas, el más limpio que se pueda,esparciendo semillas de conocimiento. El dinero que podría ensuciarlo, lejos; el justo y necesario; puede provenir de: viajes con toque medioambiental, aula de naturaleza para (peques, mayores, personitas con problemas físicos y psíquicos, drogodependientes…), trabajos científicos, escenario teatral/circense y músicas del mundo, herramienta que posibilita conocimiento, experiencia y visión de las personas con las que se comparte y del medio en el que se realiza. Transporte y voz para los sin voz, de cualquier parte, de cualquier lugar, conocer y dar a conocer otras experiencias, divulgarlas; ojos, boca, y oídos para que lleguen. En permanente contacto con el adentro, con la tierra. Facilitando el relevo tanto en proyectos como en tripulaciones, sin amarrar a nadie, a nada.